Capítulo 1

– Yo he matado a Quintanapalla.
– Lo suponía.
– Ahora ya lo sabes. Te lo digo para que no me delates. Te obliga el secreto de confesión.
– ¿Te arrepientes?
– Por supuesto. Sé que ése es un requisito necesario para obligarte al silencio. Yo también soy cura.
– Sin embargo, creo que no es un arrepentimiento sincero.
– Ayala, déjate de interpretaciones. Si miento en esto cometo sacrilegio, pero ése es mi problema. Tú cumple con tu obligación: fíate de lo que te digo, absuélveme y cállate. Para siempre.

Amazon Sigue leyendo

Anuncios