Capítulo 1

Cecina de León

  • Un tiro en el cuello.

El que lo afirma es un policía joven, bisoño, recién salido de la academia.

  • Pues las manchas de sangre no salen –observa su compañera, veterana del cuerpo-. Ciento cincuenta euros de camisa a la basura. Sin contar la corbata.
  • Seguramente es su mayor preocupación en este momento –argumenta con sorna su compañero.

Los dos policías observan a distancia el cadáver después de haber acordonado la zona. Sólo son patrulleros esperando a que llegue la autoridad competente y el grupo de homicidios, la científica y todos esos expertos que con habilidad y suerte resolverán el crimen.

  • Buenos días –saluda el comisario Luis Pascual, con las solapas de la chaqueta levantadas por el frío-. No está la mañana para andar por ahí en un descapotable –comenta, observando el coche en el que han encontrado el cuerpo, un modelo ostentoso.

La cabeza del cadáver cae sobre su pecho, inclinada hacia la derecha, dejando claramente a la vista el orificio de bala en el lado izquierdo del cuello. El cinturón de seguridad ha cumplido con su misión e impide que el cuerpo se vaya hacia adelante.

Sigue leyendo

Anuncios