Acción operativa ©

MendigoBuenaventura Moreno leía el periódico mientras tomaba el café de la mañana en la Bodega Saiz, y en la sección Madrid encontró la noticia que buscaba. Leyó con agrado los efectos de su acción. Así le gustaba llamarlo, “la acción”. Buenaventura acumulaba ya varios trienios como jubilado y no le dejaban militar activamente en su sindicato de siempre, la CNT. Pero su ánimo combativo se mantenía y desde los sucesos en aquel supermercado incluso se había acrecentado. Sigue leyendo